Aqui Mi Republica Dominicana Sin Cuentos y Con Cuenta - 27 de Febrero de 1844 dia de la independencia
Inicio arrow Historia Dominicana arrow 27 de Febrero de 1844 dia de la independencia
27 de Febrero de 1844 dia de la independencia Imprimir E-Mail
Calificación del usuario: / 35
MaloBueno 
Escrito por Administrator   
miércoles, 10 de febrero de 2010
El dia 27 de febrero de cada año en nuestra Republica Dominicana se celebra un año mas de nuestra independecia, desde el año 1844 son muchas las fiestas patrias que hemos celebrado y pocas que en nuestros corazones valoramos el sacrificio de nuestros patriotas que dieron su vida por una patria libre e independiente.

El 16 de julio de 1838, unos jóvenes dominicanos fundaron una organización política clandestina denominada "La Trinitaria", por estar compuesta por grupos de tres miembros. Los miembros originales fueron Juan Isidro Pérez, Pedro Alejandro Pina, Félix María Ruiz, Benito González, Juan Nepomuceno Ravelo, José María 13.Serra, Felipe Alfau y Jacinto de la Concha. Luego se integraron Francisco del Rosario Sánchez, Ramón Matías Mella y otros. La Trinitaria fue la bujía espiritual y material de la Independencia dominicana, ya que de acuerdo con los postulados del creador de la nacionalidad dominicana, Juan Pablo Duarte, la independencia de toda dominación extranjera, más que un reto de carácter emancipador del dominio haitiano, constituía un anhelo de progreso y de libertad, para los nativos de la parte española de la isla, que toda su existencia la habían vivido sometidos a una u otra potencia extranjera. El grupo de patriotas, liderado por Duarte y organizado en la sociedad secreta La Trinitaria, guiado por los más genuinos deseos de independencia, se encontró con otros sectores que luchaban por separar a la nación dominicana del dominio haitiano, y a la misma vez someter a la República al dominio de cualquier potencia extranjera. El sacerdote Gaspar Hernández propugnaba por un gobierno español, Pimentel escribió al cónsul inglés en Puerto Príncipe para que ayudara en la expulsión de los haitianos y, por último, Buenaventura Báez, junto al comerciante Joaquín Del Monte, favorecía el apoyo francés. Sólo Duarte y su grupo propugnaban por la independencia plena de la nación dominicana. El 2 de agosto de 1843, Duarte fue expulsado del país con destino a Saint Thomas, por el general Charles Herald. El movimiento Trinitario quedó entonces en manos de Francisco del Rosario Sánchez, Ramón Matías Mella y Vicente Celestino Duarte. Los Trinitarios acordaron juntarse el 22 de febrero de 1844 en la Puerta de la Misericordia para desde allí lanzarse a la ocupación de la Puerta del Conde. Los haitianos tenían su cuartel general en la Fortaleza Ozama, no lejos de allí. A media noche, Ramón Matías Mella hizo tronar su trabuco, y el grupo dirigido por Sánchez tomó el Baluarte del Conde. El 28 de febrero, los haitianos capitularon con los Trinitarios y entregaron pacíficamente el poder de la parte este de la isla, declarándose así la independencia definitiva del yugo haitiano.

Para finales de 1843, se podría decir que existían tres movimientos políticos en la parte Este de la isla:

1.Los conservadores, miembros del antiguo partido "boyerista", cuyos líderes principales se encontraban en desgracia al perder Jean Pierre Boyer el poder. Tomás Bobadilla y José Joaquín Puello eran de los principales líderes.

2.Los anexionistas, que aunque buscaban la separación de la parte oriental, consideraban que no existían las condiciones para una vida independiente por lo que su objetivo era conseguir la separación a través de la anexión a una potencia europea. Este grupo, a su vez, podía dividirse en tres:

a.Los que deseaban a ser parte nuevamente de España; entre sus exponentes estaban los sacerdotes Gaspar Hernández y Pedro Pamiés, en Santo Domingo, y el veterano General Andrés López Villanueva, en Puerto Plata.

b. Otro movimiento anexionista buscaba la protección de Inglaterra y lo encabezaba un propietario de Las Matas de Farfán llamado Pimentel.

c. El tercer grupo, y el más importante de los anexionistas, estaba compuesto por personas que habían ocupado puestos administrativos dentro del gobierno haitiano y que creían poder alcanzar la eliminación del dominio haitiano con ayuda de Francia, por lo cual se les conocía como los "afrancesados". Los cabecillas visibles de este movimiento eran Buenaventura Báez, rico propietario de Azua, y Manuel Joaquín Belmonte, importante abogado y comerciante.

3. Los "trinitarios", conocidos también como liberales, y que luchaban por conseguir la independencia total de la antigua colonia española. Como su nombre lo indica, sus líderes eran miembros de la Sociedad La Trinitaria y su jefe era Juan Pablo Duarte (por lo que el partido también se le conocía como duartista).

Los "afrancesados" habían acordado con el Cónsul general de Francia en Puerto Príncipe (Haití), Levasseur, el desarrollo de un plan que permitiera la separación de la parte Este de la isla y su anexión a Francia (Plan Báez - Levasseur). El Prócer Trinitario José María Serra escribió, en 1887: "Los representantes de la parte del Este habían recibido del Cónsul general de Francia en Puerto Príncipe, las seguridades de que su gobierno apoyaría todo movimiento revolucionario que declarara la voluntad del pueblo de unirse a Francia. La época de esa combinación sería para el 25 de abril de 1844".

Continúa Serra: "Esta noticia la transmitió uno de dichos representantes, Manuel María Valencia, a D. José Heredia, en Baní, en los últimos días de noviembre de 1843. Súpela allí en diciembre e inmediatamente vine a la ciudad y comuniqué a Sánchez, Jacinto y Tomás [de la] Concha, en cuya casa estaba aquel ese día, y con ellos reunidos Ramón Mella, Joaquín y Gabino Puello. Convínose allí en la necesidad de anticipar el pronunciamiento y declarar la parte del Este Estado Libre e Independiente". El día fijado fue el 27 de febrero de 1844, esto es, dos meses antes de la fecha acordada por los "afrancesados". Y así, ambos grupos, separadamente, empezaron a moverse en el mayor secreto, especialmente los trinitarios, quienes no querían que los "afrancesados" descubrieran que ellos se les adelantarían.

El día 1 de enero de 1844 los "afrancesados" de Azua lanzaron un manifiesto dando cuenta de las razones que los llevaban a buscar la separación de la República y a ampararse bajo la protección de Francia. Quince días más tarde, el 16 de enero, los trinitarios prepararon su propio Manifiesto, fruto de la unión de liberales y conservadores, en el cual invitaban a la rebelión contra los haitianos.

El 13 de enero llegó a Santo Domingo, el Cónsul francés Eustache Juchereau de Saint-Denys, quien estaba en Port-au-Prince por haber sido acreditado como Cónsul en Cabo Haitiano, adonde no había podido trasladarse debido al estado de destrucción en que se encontraba esa ciudad desde el terremoto de 1842, lo que le dio ocasión de participar de modo principal en la concertación del plan proteccionista (Plan Báez-Levasseur) que se había propuesto al Gobierno Francés en relación con la antigua colonia española de la isla, y por lo que se consideró preferible que se asentara, aunque informalmente, en Santo Domingo, para que continuara dichas negociaciones. A mediados de febrero de 1844 la población dominicana, en especial la de la ciudad de Santo Domingo, se encontraba suficientemente sensibilizada por la propaganda separatista de ambos grupos y se disponía a dar el golpe. En la noche del 24 de febrero, se reunieron en la residencia de Francisco del Rosario Sánchez, los independentistas Matías Ramón Mella, Vicente Celestino Duarte, José Joaquín Puello y sus hermanos Gabino y Eusebio, Juan Alejandro Acosta, Ángel Perdomo, Jacinto y Tomás de la Concha, Marcos Rojas, Tomás Sánchez y Manuel Dolores Galván, quienes, luego de escuchar el relato de las impresiones traídas por Gabino Puello, de su viaje para dar a conocer en los pueblos de la región Sur, la Manifestación del 16 de enero, y luego de sopesar los riesgos que podrían tener, para la causa independentista, el conocimiento que demostraban poseer los "afrancesados" sobre los planes y las deliberaciones de los trinitarios (además de mantener una actitud de franca hostilidad, tal como la asumida por Buenaventura Báez en Azua), decidieron por unanimidad de votos fijar la noche del 27 de febrero para dar el grito independentista.

Como consecuencia de esa decisión, se hicieron las designaciones siguientes: el Coronel Francisco del Rosario Sánchez fue nombrado Comandante de Armas; el Coronel José Joaquín Puello, ayudante de Plaza; el Coronel Gabino Puello fue también designado Ayudante de Plaza; el Teniente Coronel Ángel Perdomo fue electo Jefe del Batallón de Artillería; Eusebio Puello, Capitán Ayudante de Plaza; Marcos Rojas, Capitán encargado del Arsenal; y Juan Alejandro Acosta, Comandante del Puerto. También se dispuso que Félix Mercenario, Manuel María Valverde, Manuel Jiménez y Mariano Echevarria figuraran entre los integrantes de la Junta de gobierno que se creara de acuerdo con lo establecido en la Manifestación del 16 de enero.

Al día siguiente, 25 de febrero, fueron despachados los correspondientes emisarios hacia las diversas regiones del país, a fin de dar a conocer estas decisiones, para que quedaran completados los últimos preparativos para la acción; entre estos se encontraba Victoriano Díaz con mensajes dirigidos a los hermanos Pedro y Ramón Santana, en El Prado (El Seibo) y para Juan Rodríguez, en Los Llanos (a fin de que ambos enviaran refuerzos humanos para apoyar la acción que se produciría en Santo Domingo como consecuencia del pronunciamiento de la separación).

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Siguiente >