Avenida el Puerto Santo Domingo

Pocas vías de Santo Domingo han concitado el interés que generó la avenida del Puerto para que se honrara figuras renombradas de diferentes sectores del quehacer público designándola con sus nombres. Las peticiones y motivaciones destacando merecimientos y aportes de los propuestos se sucedieron en reiteradas cartas remitidas al entonces Presidente Joaquín Balaguer.

El 18 de diciembre de 1991, Manuel María Miniño Rodríguez, vicepresidente del Comité Ejecutivo del Faro a Colón, expresó al gobernante su “gran sorpresa” porque a la nueva arteria “que continúa el Paseo Presidente Billini y bordea el río Ozama” se le iba a denominar “Avenida del Puerto”.

Opinaba que el bello paseo debería ser bautizado como “Almirante Cristóbal Colón” por la estrecha relación que históricamente, según él “guarda dicha zona con el recuerdo del gran Almirante, quien amarró sus carabelas a la ceyba que lleva su nombre, y por la cercanía en que está de la Torre del Homenaje y partes aledañas, escenas de penas y alegrías en la vida del insigne navegante Don Cristóbal Colón”.

Consideraba que “Avenida del Puerto” sólo era atribuible “por simple toponimia, pero no guarda ninguna relación con algo que haga recordar a las generaciones venideras la hazaña de hechos connotados merecedores de eternas remembranzas y que la conciencia nacional apreciaría con elevado sentido histórico”. Razonaba que de asignarle el nombre del Descubridor, “habría razones de orgullo para todos “por la consonancia que media entre la merecida personalidad del homenajeado y el elevado sentido de mezclar lo útil con lo agradable”.

Un año después, Pablo Yarull, Asesor Municipal del Poder Ejecutivo, coincidía con Miniño al solicitar también al Jefe de Estado que la Avenida se denominara “Paseo del Almirante”, en honor a Cristóbal Colón, “en virtud de la proximidad de la efeméride de la celebración del V Centenario”.

“Creemos, Señor Presidente, que este nombre enaltece la figura del descubridor de América y es un paseo tan hermoso que merece tener el nombre de “Paseo del Almirante”. La comunicación es del 8 de julio de 1992.

Según una misiva que la señora Rosa N. Fermín viuda Bello envió a Balaguer, éste le había dado instrucciones para que buscara una calle a fin de reconocer la memoria de su difunto esposo, José Manuel Bello Cámpora.

El 20 de diciembre de 1991, la dama sugería, entre otras calles, la “Avenida del Puerto, que es parte de la Circunvalación interior actualmente en construcción en su fase final, en el tramo comprendido entre el Paseo Marine Corps y la subida de Santa Bárbara (parte de abajo del puente de la Bicicleta). Explicaba que “la información del ingeniero Silvestre es que todavía no tiene nombre, y según la costumbre se le pone nombre por tramos”. En manuscrito se imparte la orden de que la carta sea referida a Cristian Martínez, “Director de Parques, a fin de buscar una calle para los fines de lugar”.

El nombre de la hermana del ex gobernante figura en la lista de los sugeridos que reposa en la documentación que la Presidencia de la República trasladó al Archivo General de la Nación. Gustavo Suncar, Ana Joaquina Pérez de Romero e Hidalgo Ferreras consideraron que la señora era digna de ese especial homenaje.

El 10 de diciembre de 1993 resumieron “la vida ejemplarizadora” y las obras “humanitarias” realizadas por la ex presidenta de “La Cruzada del Amor”, solicitando “que la Avenida del Puerto, la cual aún no ha tenido su terminación, sea designada con el nombre de “Doña Ema Balaguer”. Pedían que en la ruta se colocara una tarja de la señora con su fecha natalicia y la de “su sentido fallecimiento” al igual que “una estatua o busto “para recordación perenne de las presentes y futuras generaciones”.
Otro nombre propuesto fue el del ingeniero José Ramón Báez López-Penha. La solicitud fue comunicada a Balaguer por César Iván Féris Iglesias, entonces presidente de la Comisión para la Consolidación y Ambientación de los Monumentos Históricos de la Ciudad de Santo Domingo.

El 16 de febrero de 1995 justificaba la solicitud argumentando que su candidato “dedicó su vida al desarrollo urbanístico de la Ciudad Colonial”. Agregaba que la Comisión decidió proponer “que la Avenida de Circunvalación que rodea la Ciudad Colonial, recientemente abierta, lleve el nombre de “Avenida del Puerto José Ramón Báez López Penha”, desde la esquina de la calle 19 de Marzo hasta el empalme con la avenida Francisco del Rosario Sánchez. De esta manera, alegaba, “se vincularía el nombre del Ingeniero Báez con la Ciudad Colonial, que él tanto amó”.

Ninguna de las propuestas anteriores fue tomada en cuenta por el ex Presidente Joaquín Balaguer. La avenida del Puerto terminó siendo el homenaje que el Ayuntamiento del Distrito Nacional tributó al líder de la revolución de abril de 1965, Francisco Alberto Caamaño, cuyo nombre, hasta donde se sabe no fue sometido a la ponderación balagueriana. Fue por resolución del 21 de noviembre de 1996, y atendiendo la sugerencia de los regidores Jorge Frías, José Juan Zapata y Juan Bonilla, del PRD. La regidora Flavia García, del Partido de la Liberación Dominicana, recomendó la aprobación, que firmaron Rafael Díaz Filpo y Waldys R. Taveras, presidente y secretario, respectivamente, de la sala capitular.

Los solicitantes pedían tener en cuenta “la lucha y entrega del coronel por la democracia., independencia y libertad del pueblo dominicano”. Ellos recomendaron para la avenida el nombre de “Coronel Francisco Alberto Caamaño Deñó” pero el presidente de la Fundación Caamaño, Claudio Caamaño Grullón, pidió que se adoptara el de “Avenida Presidente Francisco Caamaño Deñó” y fue complacido.

En otra entrega se contará la historia de esta espléndida vía.

Fuentes: https://hoy.com.do/calles-y-avenidasla-codiciada-avenida-del-puerto/

 

 

 

Aqui Mi Republica Dominicana, Sin Cuentos y Con Cuenta